Ideario y Valores

Por la creación de un espacio socialista y de un frente amplio anti-neoliberal

Desde Construyendo LA IZQUIERDA, como espacio y coalición socio-política con carácter de izquierda plural, donde tengan cabida todos los hombres y mujeres que se definan de izquierdas y defensores de la naturaleza que estén dispuestas a cambiar la sociedad actual en un marco federalista, ecosocialista y republicana, que nace en mayo de 2012 con la voluntad de promover un frente amplio antineoliberal y de izquierdas, hacemos este llamamiento buscando la reorganización política de las izquierdas y la construcción de un instrumento participativo e inclusivo, que sirva de herramienta para que las clases populares, los jóvenes y las personas paradas se organicen políticamente y actúen. No nacemos con voluntad electoral, pero si actuamos convencidos y dispuestos a colaborar y acompañar la construcción del actor político imprescindible para poder dar la vuelta a la trágica situación de nuestro país. Saludamos en este sentido el ejemplo que se está dando ya en Galicia con la coalición Alternativa Galega de Esquerda, la cual camina en la dirección que se propugna desde CLI.

Sabemos que hay fuerzas de izquierdas con presencia institucional y extendidas por todo el Estado o de carácter nacional fuertes en su comunidad o territorio popular de implantación y por tanto, su aportación es imprescindible y necesaria. Pero la ciudadanía, los nuevos movimientos cívicos y los nuevos movimientos sociales y de protesta, exigen también una respuesta diferente y sobre todo una nueva articulación participativa alejada de las viejas prácticas de aparato y repartos de poder internos al margen de las y los ciudadanos. Desde Construyendo LA IZQUIERDA entendemos que tras el hundimiento de las expectativas electorales y la quiebra de la confianza de las ciudadanas y los ciudadanos en el PP-PSOE, manifestada y comprobada en todos los estudios demoscópicos, es irrenunciable la construcción de un referente colectivo y político que recoja la confianza perdida y permita el cambio y un proceso diferente radicalmente democrático.

La subida de las fuerzas parlamentarias de la izquierda ajena al sistema bipartidista, se compensan en parte con la alternativa de recambio de la derecha, que es UPyD, cuyas declaraciones ambiguas, populistas y demagógicas confunden a muchas y muchos electores progresistas, víctimas de la crisis, y a personas con voluntad de regeneración democrática, despotricando contra los políticos, pero salvaguardando de sus diatribas a banqueros privados, capitalistas especuladores y grandes grupos empresariales, verdaderos y únicos culpables de la crisis sistémica que padecemos. La actitud anti-federal y dinástica de la nueva derecha disfrazada es la demostración de su carácter conservador e incluso centralista y autoritario.

No entendemos que pequeños avances electorales puedan satisfacer a nadie con inteligencia, generosidad y altura de miras. No creemos que llamamientos y programas no destinados a gobernar y cambiar el rumbo de las cosas de la res-pública puedan convencer a las amplias capas subalternas machacadas y asqueadas. No creemos que sea el momento de mirarnos al ombligo o dedicarnos tiempo a nosotros mismos como colectivos y coaliciones organizadas, sino a pensar en las personas que sufren. Los millones de parados y paradas, los jóvenes sin futuro y el peligro en el que se está poniendo la existencia digna por la guerra de clases de los ricos contra los pobres, los ancianos, los indefensos… que se está preparando por parte de los centros de poder asentadas en las ideas neoliberales que se están poniendo en práctica a través de la política de recortes y la mal llamada política de “austeridad”, que esconde la voluntad de querer enriquecer más al rico y hacer más pobre al pobre y abrir nuevos negocios con los despojos del Estado de Bienestar.

Por todo esto, con humildad, Construyendo LA IZQUIERDA propone que sin más dilación las fuerzas sociales, políticas y sindicales nos juntemos, nos sentemos y empecemos a trabajar en la creación de ese Frente antineoliberal y de progreso. Pensamos también en la Coordinadora del 25S y en las Asambleas populares. Pensamos en los movimientos sociales, que además han articulado el discurso y las ideas y alternativas que ahora todas y todos los de abajo, los invisibles, manejamos y defendemos y justo es reconocerlo. Nos dirigimos a los y las diputadas y diputados de diversos parlamentos y a los partidos de izquierdas a los que representan. A alcaldes y alcaldesas y también a dirigentes sindicales de clase. A todos ellos y sus partidos, que tienen una gran responsabilidad que deriva del tiempo histórico en el que vivimos. Nos dirigimos a las y los activistas sociales y sus muy activos movimientos. Nos dirigimos a todos ellos porque es vital la re-apropiación de la política en manos de la ciudadanía para poder resistir con éxito esta oleada antidemocrática neoliberal, que está poniendo en peligro no sólo el Estado del Bienestar, sino la misma esencia del Estado democrático, social y de derecho al convertirla en una democracia “limitada”.

PROPONEMOS

  1. Reunirnos con urgencia las y los que estemos dispuestos a trabajar en esta dirección.
  2. Proponer la creación de un frente POLÍTICO de carácter antineoliberal y de izquierdas, que pretenda la transformación de la sociedad hacia una sociedad más justa, equitativa, libre, democrática, solidaria y soberana.
  3. Proponemos que este frente se construya de forma participativa conforme a una coalición amplia, asamblearia y popular, para la que se puede seguir el ejemplo de la SYRIZA en Grecia o el Front de Gauche en Francia.
  4. Las candidaturas se conformarán de forma participativa mediante listas abiertas, siendo dos las vías para presentar candidatos (porcentajes serán definidos por cada colectivo, no pudiendo reducirse del 50% la representatividad de la primera vía).
  5. Candidaturas presentadas libremente por los activistas-militantes de acuerdo con lo reflejado en el censo, estableciendo sistemas eliminatorios mediante mayorías en caso de un excesivo número de candidatos.
  6. Candidaturas en correlación con el número de militantes adscritos por cada formación dentro de la coalición.
  7. Todos los cargos serán revocables por sus respectivas circunscripciones electorales.
  8. Los acuerdos políticos exigirán consensos y pactos transparentes y públicos.
  9. Las fuerzas sociales y políticas coaligadas, actuarán con lealtad y respetando a las personas por encima de las siglas.

Proponemos confeccionar un programa mínimo consensuado y claro al objeto de alcanzar el poder cívico y gobernar, con al menos las premisas de:

  • Mandatos revocatorios y democracia participativa.
  • Profunda reforma fiscal progresiva y persecución del fraude.
  • Derogación del los decretos leyes de recortes y contra-reforma laboral y financiera: La modificación exprés del artículo 135 pone en primer lugar de importancia el pago de los intereses de la deuda bancaria, sin posibilidad de renegociación efectiva.
  • Y promover un nuevo proceso constituyente donde sea realmente el pueblo y sus representantes legítimos, sin manipulación alguna, la que redacte la constitución que realmente manifieste su voluntad de convivencia.
  • Banca pública y ética.
  • Auditoria de la deuda. Cancelación de la deuda ilegítima. Moratoria de la deuda pública.
  • Aprobación mediante referéndum vinculantes los tratados emanados de las instituciones comunitarias, o de las antiguas instituciones Bretton Woods, y no sumisión a potencias extranjera.

Reclamamos otra forma de entender las relaciones internacionales, basadas en el respeto mutuo y en la paz y el diálogo para la resolución de conflictos, al igual que la profunda reforma de la ONU y la asunción de la realidad del mundo multipolar, que ya es una realidad.

Si este llamamiento no tuviera eco, llamamos a las personas con dignidad y fuerzas para resistir este cruel ataque neoliberal y voluntad para impulsar un profundo cambio social y democrático a auto-organizarse POLÍTICAMENTE y dar la cara, con un programa de regeneración democrática y transformación social.

Mientras tanto apoyamos decididamente las convocatorias de movilizaciones, manifestaciones y Huelgas Generales necesarias e imprescindibles para detener tanta agresión autoritaria y neoliberal, así como forjar la unidad de la clase trabajadora y las clases populares en calles y plazas. Convencidos de que es urgente organizarse políticamente y re-apropiarnos de la política al objeto de impulsar un cambio y un gobierno del pueblo y para el pueblo, no al servicio de los bancos, los poderosos y las grandes fortunas.